cuenta historias, cuenta cuentos

Just another WordPress.com site

Cánones para dialogar

leave a comment »

Desde el año1960, cuando se adoptó el sistema internacional de unidades, medimos, pesamos y contamos metros, gramos, pesos o grados de temperaturas con las mismas unidades en todos los países del mundo a excepción de USA, Birmania y Liberia.

SiD

Unidades básicas del sistema internacional de medidas

El propósito de su implementación inicia desde los años previos a la Revolución Francesa cuando cada país, ciudad o pueblo tenía sus propias unidades, patrones de medida y maneras de trabajar los múltiplos y submúltiplos. Ante la inconveniencia de la gran variedad de unidades, la necesidad de asegurar su consistencia y facilitar los cálculos, Claude Antoine Prieur (Francia 1763-1832) presenta un manual en el que describe cómo uniformar las medidas, regular los patrones y cómo trabajar con los múltiplos y submúltiplos en base al sistema decimal, con el firme propósito de evitar los fraudes en los actos públicos en los que se establecían tarifas de mercado.

Medidas humanas

Medidas utilizadas antes de los patrones

La adopción de los patrones en los que se basan las unidades necesita de la regularidad de lo que acontece, así sabemos que la rotación diaria de la Tierra y la traslación anual alrededor del sol se cumplen siempre en ese tiempo, así como que la gravedad es la misma para el mismo lugar de la Tierra en cualquier tiempo. Cómo patrón de longitud propuso el que corresponde al período de oscilación de un segundo para un péndulo que estaría en el observatorio real de París, y medido a una temperatura de 10 grados en un termómetro de mercurio, graduado en cero para la temperatura en la que el hielo se funde y en 80 grados para el agua hirviendo.

Esta medida se llamaría pie nacional, los extranjeros lo llamarían pie francés y en el mundo pie universal, confiado en que no existiría rivalidad entre las naciones y que los hombres en libertad aceptarían una realidad cosmopolita o lo que hoy es el mundo globalizado.

En la ciencia también la variada cantidad de unidades era un inconveniente. Hoy existen sólo siete unidades básicas: metro, kilogramo, segundo, ampere, °K, mol y candela, las demás unidades derivadas dependen de la relación entre ellas. A partir de estos cánones es cómo hoy dialogamos sobre lo que se mide o cuenta en la Tierra.

 

Written by claudiaguerreros

8 febrero, 2017 at 4:57 pm

Publicado en Uncategorized

Piedras, dedos, bits

leave a comment »

Cuando las cantidades y volúmenes de las operaciones complica los cálculos mentales recurrimos a la calculadora, nombre que traducido del latín significaría piedra-contadora; en la lógica del emparejamiento de un objeto con lo que representa, fueron piedras dentro de sacos las que utilizaron los pastores para contar ovejas.

El uso de las piedras evolucionó; fueron remplazadas por objetos de distinta forma y tamaño para representar números diferentes, casi siempre en el sistema decimal que se deriva de nuestra digital manera de contar; se sabe que egipcios y romanos podían representar con los diez dedos de las manos hasta 9,999 números diferentes y que los chinos podían contar hasta 100,000 con una mano.

La invención de artefactos que agilizan las operaciones aritméticas datan de mucho tiempo atrás. En 1642 aparece la Pascalina cuando se introdujeron dispositivos mecánicos para hacerlas, pero fue Luis Troncet (Francia, 1850) quien logró diseñar un dispositivo simple, sin manivelas, ruedas, resortes o baterías electrónicas que pudiera ser llevado en el bolsillo y que sirviera para calcular en forma instantánea adiciones y sustracciones.

Aritmógrafo

Aritmógrafo de Louis Troncet

Su invento está inspirado en el ábaco y es producto de la pasión que tuvo de concentrarse sin tregua en algo para lo cual tenía la convicción de que valía la pena. En la exposición universal de París presentó su aritmógrafo en 1889, y fue conocido posteriormente como calculadora Troncet; la casa Larousse se encargó de publicarlo por más de treinta años. Es una especie de libreta de pasta dura que en su interior tiene unas bandas metálicas dentadas que apuntan a los números del uno al nueve y que se encuentran ocultas detrás de siete columnas que corresponden de derecha a izquierda a las posiciones de las unidades, decenas, centenas, etcétera; los números son escritos con una especie de punzón.

Aritmógrafo Larousse

Larouse la casa que distribuyó el aritmógrafo

El aritmógrafo de Troncet inspiró la producción comercial de otras calculadoras mecánicas, una de ellas, el Addiator, cuya producción se extendió hasta 1982, cuando fue remplazado por las calculadoras electrónicas. La invención de dispositivos que calculan, aunados a los algoritmos que repiten las operaciones, ahora logran remplazar la inteligencia y la llaman artificial aunque carga su historia y pasado.

 

En el siguiente video se ilustra la escritura de las cifras utilizando el punzón, de las operaciones  y del despliegue de los resultados una vez elaboradas las sumas o las restas.

Written by claudiaguerreros

11 noviembre, 2016 at 2:39 pm

La señal del lugar

leave a comment »

El desarrollo de la cartografía aérea inició y progresó durante y después de la primera mundial, cuando el interés consistía en observar los territorios enemigos; después fue necesaria para establecer las rutas aéreas.

siete cámaras

siete cámaras

Para lograr una vista que le permitiera advertir al piloto prácticamente lo mismo que observa cuando vuela, se buscó aplicar la fotografía aérea en la producción de las cartas. En ese entonces utilizaron hasta siete cámaras fotográficas agrupadas alrededor de una octava e inclinadas cuarenta y cinco grados de la horizontal, disparadas simultáneamente para obtener un heptágono de terreno y así corregir la perspectiva y convertir en plano el territorio geoide.

Al día de hoy la cartografía utiliza los programas llamados SIG, mismos que han sido popularizados por Google Maps, y a la nada despreciable cantidad de información que producimos se le añade la posibilidad de la geo-referencia de latitud y longitud.

Municipios y puntos de interés

Municipios y puntos de interés

El INEGI proporciona una gran variedad de estudios cartográficos; entre ellos, los de uso de suelo y vegetación, climatológicos, hidrológicos, etcétera, y además los mapas de las zonas geográficas del país, estado, municipio o áreas geográficas básicas; estos pueden relacionarse con datos de otra índole para generar estudios de fenómenos con el ingrediente del lugar en dónde se presenta; así es que, por ejemplo, podríamos elaborar mapas con el grado de iluminación en las distintas zonas urbanas, el efecto de la localización de servicios en el desempleo, en la morbilidad de algún padecimiento, las preferencias partidistas en las secciones electorales o el tipo de delitos que se cometen en las distintas colonias.

pokemongoEn el giro lúdico de la cartografía, somos testigos del revuelo que ha causado globalmente el juego del PokemonGo, se buscan y capturan personajes escondidos en las calles del mundo real y junto con el GPS se determina la posición y la hora del jugador con gran precisión para ahora sí, con la señal del lugar y del momento en el tiempo, ganar o perder el juego fuera de casa.

 

Para recordar una imagen de cómo podría ser una comunicación a distancia con la presencia visual de nuestro interlocutor.

Antecedente del skype

Antecedente del skype

Written by claudiaguerreros

20 septiembre, 2016 at 1:16 pm

Publicado en Uncategorized

Historia de mundos distintos

leave a comment »

A diferencia de la historia de personajes, lugares y fechas de índole político, Robert Darnton en su libro La gran matanza de gatos y otros episodios de la historia de la cultura francesa (FCE, México, 2004) hace historia al explorar el territorio de las mentalidades existentes en la cultura de los franceses del siglo XVIII como lo haría un antropólogo temporal a partir de lo que nos resulta distinto en la cultura occidental actual.

La exégesis la hace en textos relacionados con campesinos, artesanos, burgueses e intelectuales a fin de situar las distintas visiones y encontrar patrones de significado y de comportamiento por medio de las cuales describe las formas de pensar y de actuar usuales del Antiguo Régimen (ancien régime) que ahora nos resultan inconcebibles y que denomina como “un mundo mental extraño”.

En su primer ensayo, “Los campesinos cuentan cuentos: El significado de mamá Oca”, no utiliza como fuente los célebres cuentos de Perrault (1697), a los que describe como representativos de la versión de moda en los círculos parisinos elegantes y refinados, sino aquéllos que recopilaron Delarue y Teneze y que tipificó Aarne Thomson con el propósito de comparar las distintas versiones existentes, tanto como las de las correspondientes de las tradiciones italianas, inglesas o las alemanas de los hermanos Grimm. A pesar de ser fuentes escritas, éstas se recuperaron de fuentes orales, que al ir de generación en generación conservan una estructura que es considerada por el autor como duradera y confiable. El análisis lo centra en los temas, en los tonos del lenguaje y en los personajes dentro de su vida familiar, develando el padecimiento de situaciones de desigualdad social, de hambre, de orfandad temprana, razón por la cual los deseos giran alrededor de la comida, hay una buena cantidad de madrastras y de relatos alrededor de astucias, artimañas y burla contra los poderosos y enraizados en el mundo real y de objetos cotidianos.

Además de disfrutar la lectura de los cuentos que presenta, Darnton en este libro la acompaña con comentarios alrededor de la visión que en ese momento podrían estar viviendo los personajes de acuerdo a las circunstancias sociológicas y no tanto a las psicológicas cómo lo hacen Erich From o Bruno Bettelheim, un ejemplo de esto es cuando dice: “los cuentos no abogan por la inmoralidad, pero contradicen la idea de que la virtud será recompensada o que la vida puede regirse por un principio que no sea la desconfianza básica”, asimismo afirma que aunque en la fantasía de los cuentos se humilla a los ricos o poderosos, el campesino no sueña con cambiar el orden social o con la revolución, ni que en ellos se observe la gestación del germen republicano.

En el ensayo dedicado a la gran matanza de gatos que da título al libro, la fuente que analiza es el relato que escribe Canton, el aprendiz de imprenta que recibía como pago por su trabajo, las sobras de comida que no querían los casi alrededor de veinticinco gatos que sus burgueses patrones tenían, y que a su vez eran alimentados con aves asadas, además de la interpretación usual de la venganza social de los aprendices hacia sus patrones burgueses, Darnton desmenuza los elementos del relato para historiar las costumbres de la gente de esa época a través de los rituales de las “cencerradas” – manifestaciones ruidosas y burlonas – , del simbolismo de los gatos y su presencia en la cultura francesa por su relación con la brujería, así como las intenciones del autor del relato de registrar lo acontecido y cómo en una ceremonia lograron humillar, denunciar y además de todo burlarse de sus patrones sin recibir por ello ningún castigo. Desde la historia cultural es un relato el que da pie a la descripción del contexto social que se vivía, ahora desde el gremio de los impresores, sus usos y costumbres en la Francia del siglo XVIII y de nuevo poniendo el acento en lo que ahora nos resulta grotesco e inverosímil.

En el siguiente ensayo, “Un burgués pone en orden su mundo: La ciudad como texto”, Darnton recupera el sentido histórico a partir de otro habitante de la Francia de ese entonces; su fuente es un texto anónimo del género de las descripciones. Va hilvanando la mentalidad del burgués a partir de cómo éste describe al mundo desde la participación de los habitantes en una procesión, posteriormente en lo que él denomina estados y finalmente por su estilo de vida. La burguesía se describe a partir de las profesiones que la formaban, –médicos, abogados y notarios– no incluye a los pocos industriales de entonces, por el contrario los demerita en relación a los que se dedicaban al campo, por ser la producción agrícola más útil que la de los textiles o vinos al considerarlos superfluos o dañinos. El escritor francés del ancien régime estaba orgulloso hasta la médula de su posición de burgués, – entendida de forma muy distinta a la que por prejuicio tenemos debido al marxismo, y la nobleza la entendía como la riqueza calculada en las dotes matrimoniales que los nobles de Montpellier  – ciudad descrita – habían pagado para ser nobles, junto con el derecho de no hacer nada.

En “La anatomía de la república de las letras“, Darnton analiza los documentos que D’Hémery, investigador de policía escribe sobre lo que lee y averigua alrededor de personas peligrosas, que ahora debían ser tomadas en cuenta como una nueva fuerza por ser generadora de opiniones durante la época del ancien régime. En ellos el historiador encuentra como una figura borrosa los indicios de los intelectuales y escritores de hoy, a partir de la lectura de los expedientes que el autor escribe sobre cada uno de ellos, relata su historia, sus relaciones familiares, sus protectores o patrocinadores y el tejido de situaciones de lo que ahora conocemos como tráfico de influencias. Una de las razones para fijarse en ellos es que eran los que producían los mensajes de los medios de comunicación de la época, y además poseían el talento del engaño y la habilidad de comprometer la reputación y hacer daño en secreto a las personas. La distinción del trabajo que ahora conocemos como el propio de un policía reside en que anteriormente se dedicaban a una especie de vigilancia de calumnias, no tanto como una corriente de la ilustración, ni de conciencia revolucionaria, sino como algo que tomaba la forma de sedición y por ello debía ser evitado para no dañar la autoridad del rey. D’Hémery también participa de esta república de las letras cuando a través de la fisionomía, (seudociencia célebre durante el Renacimiento) lee el carácter en el rostro del autor diciendo por ejemplo, “alto, seco con aspecto de sátiro” o “repugnante, con apariencia de sapo y muerto de hambre” y adjuntando a sus notas fragmentos de los escritores que aprecia por la calidad de su prosa aunque no tengan relación con lo que investiga.

Siguiendo ahora con el mundo de los intelectuales, en el ensayo “Los filósofos podan el árbol del conocimiento: la estrategia epistemológica de la enciclopedia” Darnton historiza el desarrollo de la Enciclopedia de Diderot y D’Alambert, analizando las ciclopedias y diccionarios que la antecedieron así como en la advertencia de las intenciones que tienen los enciclopedistas y que redactan en el Prospectus y en el Discours preliminair. En la clasificación que desarrollan aplican el ejercicio del poder al establecer categorías que en ese momento rehacen las fronteras del mundo del conocimiento, glorificando a los filósofos de tal forma que le arrebató el conocimiento al clero y lo pusieron en manos de los intelectuales de la ilustración, con los que posteriormente se seculariza la educación y surgen las disciplinas académicas que conocemos.

Y continuando en el tenor de la otredad de las mentes extrañas, en el sexto y último ensayo Darnton historiza la lectura, escudriñando los hábitos de lectura a partir de un francés comerciante de la época llamado Ranson, del que se conserva el inventario de libros que representaban interés para él así como del análisis de las cartas que él le enviaba a Rousseau su autor favorito. Además del contenido intelectual de la obra escrita, distinguiendo las ediciones de folio, las diferencias importantes estaban sobre el aspecto físico de libro en tanto a la calidad de impresión, de encuadernación, de papel, como una especie de la degustación de una cata de vino, presenta al lector en comunicación con el autor, evidenciando una relación y un modo de comunicación en la que los lectores penetraban en los textos con una gran pasión.

Es así como Darnton utiliza los objetos culturales que las personas que habitaron el mundo temporalmente distinto produjeron y recupera mundos simbólicos que nos parecen inconcebibles para como él dice: “entrar en contacto con la humanidad que se ha desvanecido”.

Written by claudiaguerreros

11 julio, 2016 at 1:07 pm

Publicado en Historia

Razón en movimiento

leave a comment »

Sucede que cuando realizamos el cálculo mental de operaciones aritméticas, de pronto sentimos la necesidad de recurrir a algo que nos ayude a concretarlo, como las barras que agrupamos de cinco en cinco (IIII), la memoria o bien el uso de las propiedades de los números, cómo la que poseen los “#s” triangulares que nos ayuda a calcular el número de gruyas que viajan en un grupo sabiendo que van en seis filas en arreglo triangular, multiplicando este número (6) por el que le sigue y dividiendo por dos, a saber 21 gruyas ( 6*7/2) o representaciones del conocimiento tan increíbles como los calendarios perpetuos.

 

Utilizando la operación fundamental de la suma, ya que la resta es su inversa, la multiplicación su repetición y la división la inversa de esta última, se representaron los números en objetos o símbolos, en distintas posiciones y
colores para realizar operaciones, y la tecnología de la cual echamos manos va desde los dedos, pasando por las marcas en papel hasta una escalada tecnológica que cada vez se sofistica más con el fin de cubrir la necesidad de realizar cálculos más largos, repetitivos y penosamente aburridos.

Entre las primeras tecnologías encontramos el memorable ábaco y el suanpan de origen chino, del que se dice que con él se pueden realizar hasta raíces cúbicas. En el siglo XVII, cuando avanza la mecánica práctica, Pascal tiene la idea de traducir los movimientos repetitivos de las operaciones a mecanismos de ruedas y engranes creando la “pascalina”, en la que los números aparecen escritos en ventanillas y las operaciones se realizan al ir moviendo las ruedas que se encuentran debajo de ellos.

Esta máquina aritmética se compone de cuatro elementos esenciales: el generador, el reproductor, el inversor y el borrador;, en un inicio, el generador (indica los números) era externo, el reproductor consistía en ruedas y cilindros dentados y colocados en paralelo en representación de las unidades, decenas, centenas, unidades de millar, etc., que avanzan un diente cuando el anterior avanza diez, tal y cómo lo observamos en el taxímetro o en el medidor del agua. El inversor con números opuestos y alternos transforma la suma en resta y finalmente el borrador para inicializar las cifras a cero.

Las tecnologías de ahora se han vuelto más complejas, ahora son los “gadgets” los que se ocupan de nuestras operaciones; ahora la razón parece no moverse, así que debemos preguntarnos en dónde la estaremos empleando.

 

Written by claudiaguerreros

9 mayo, 2016 at 7:51 pm

Publicado en Uncategorized

Somos fenaquisticopios

leave a comment »

La posibilidad de escribir el movimiento, etimología grecolatina del cinematógrafo, aparece en 1829 cuando Antoine Plateau descubre la imperfección en nuestro mecanismo de visión conocido como persistencia retiniana y que se explica en la sucesión de procesos químicos optográficos que mantienen en nuestro ojo imágenes impresas en tanto no llegue un nuevo haz de luz.

fenaquisticopio

Persistencia retiniana

Creamos así una ilusión de continuidad siempre y cuando los intervalos de llegada de la luz sean iguales y menores a lo que dura la imagen impresa. Plateau llamó fenaquisticopio al dispositivo que reproduce el fenómeno, su nombre significa espectador ilusorio por el efecto engañoso del movimiento continuo.

La continua innovación logró desarrollar dispositivos utilizados como juguetes, el estroboscopio (movimiento en redondo), el zootropo (movimiento animal) y el praxinoscopio (observador de acción) hasta que Émile Reynaud (Francia 1844-1918) logró proyecciones animadas en público, las bautizó “Teatro óptico” y se trataba de una larga banda de poses dibujadas en un material transparente llamado cristaloide, proyectadas en una pantalla, lo que dio lugar a las célebres Pantomimas luminosas (París, 1892) como la historia de Pobre Pierrot, de tres personajes en 500 poses sobre una banda de 36 m y una duración de

proyecciones públicas

Pantomimas Luminosas de Reynaud

entre diez y doce minutos.

En 1892, Etienne Marye realizó junto con Georges Demeny los primeros labiofilms, los colocaron en un zootropo y lograron que un sordomudo entrenado para leer los labios pudiera reconocer el discurso pronuciado.

antecesor de cinetoscopio

Edison integra una cámara fotográfica a su fonógrafo

En el cinetofonógrafo Edison incorpora la cámara fotográfica al fonógrafo que había inventado y posteriormente patenta el cinetoscopio que incorpora una banda de película para reproducir  movimiento de cierta duración pero con el inconveniente de que sólo podía ser visto en forma individual.

Finalmente los hermanos Lumiere integran las anteriores ideas y experiencias en el cinematógrafo y logran en una misma máquina imprimir la banda de película en negativo para después hacerla pasar por una linterna de proyección y lograr reproducir las escenas en positivo. Escribir el movimento en el lenguaje cinematográfico nos ha convertido en fenaquisticopios, espectadores de las más increíbles ilusiones, incluso de las que jamás hayamos intentado imaginar.

Nuestro ojo engañado

Así funcionaba la primera animación

 

Written by claudiaguerreros

15 marzo, 2016 at 2:07 pm

Publicado en Historia

Voz del pasado

leave a comment »

 

Nipper el célebre Perro de la RCA Vïctor

Nipper el célebre Perro de la RCA Vïctor

El desarrollo de medios y artefactos para fijar el sonido y poder oírlo de nuevo ha sido otro hito y logrado sueño de la humanidad. Platón decía que el sonido era como un golpe dado por el aire, a través de los oídos, al cerebro, a la sangre hasta llegar justo al alma, tal y como le sucede a  Nipper, el célebre perro de la RCA Víctor, inmortalizado junto al fonógrafo con la voz de su amo.

Escritura fonética de los surcos generados con el principio de Charles Cross

Escritura fonética de los surcos generados con el principio de Charles Cross

El principio sobre el que se desarrolla la industria de las grabaciones comerciales en serie fue descubierto por Charles Cross (Francia, 1842-1888); consiste en que si una membrana provista de un punzón traza un surco por la acción de un sonido, ese surco hará vibrar la membrana cuando el punzón vuelva a pasar por el surco y así se recupera el sonido inicial, mismo con el que planeó la construcción de su paleófono —voz del pasado—.  La especificidad de este dispositivo es que en el mismo aparato se registra y se reproduce el sonido.

fonografo de Edison

Fonógrafo De Edison, cilindro y papel estaño

Edison aplica por primera vez esta idea en el fonógrafo; su perfeccionamiento continuó al ir modificando los medios en los que se fijan las ondas sonoras (papel de estaño, cera, goma laca),  las formas dónde se registra (cilindros o discos), el material de las agujas escritoras y lectoras (acero, tungsteno, zafiro, bambú, espinas), los pabellones de amplificación del sonido (cobre, estaño, mármol, madera, cartón) con la idea de aumentar la duración del registro del sonido, conservarlo para reproducirlo un mayor número de veces y lograr la mayor fidelidad de la voz.

Gramófono

Gramófono de Berliner, discos con la música en ambos lados

Entre los nombres que identifican las diferentes versiones de construcción encontramos gramófono, grafófono, fonoautógrafo, microfonógrafo, parlógrafo, telegráfono, cronófono, roneófono, fonogosier. Posteriormente se integran la reproducción eléctrica en los tocadiscos y grabadoras, y finalmente la digitalización del sonido en los  discos compactos, DVDs, USBs, IPOD, IPAD etcétera, incluso con la novedad de que la otrora voz del pasado ahora puede ser creada de manera sintética, sin antes haberla pronunciado y escuchado.

Written by claudiaguerreros

7 enero, 2016 at 2:09 pm

Publicado en Historia

A %d blogueros les gusta esto: